lunes, 5 de noviembre de 2012

Las soluciones de la alcaldesa de Madrid

El jueves pasado se produjo en Madrid una lamentable tragedia cuando en un espectáculo musical, en medio de la función, una multitud se agolpó en una de las puertas del recinto tratando de salir en tropel por causas aún no aclaradas. Cuatro jóvenes perdieron la vida aplastadas por la aglomeración, y una quinta está en estado grave. Sin duda no hay palabras –nunca las hay– que logren expresar el dolor y el absurdo de estas pérdidas.

Por desgracia, nada se puede hacer para evitar la tragedia una vez acontecida. Pero lo mínimo que nos obliga a hacer nuestra conciencia es impedir que nada parecido vuelva a producirse. A las autoridades, por razones obvias, corresponde tomar las medidas adecuadas: además de determinar las responsabilidades del caso, más importante aún es reducir al mínimo, si fuera imposible suprimir del todo, los riesgos futuros. No es la primera vez que sucede una desgracia semejante (ni aquí ni en otras partes del mundo), y algo debemos aprender de ello. Los locales capaces de alojar multitudes deben contar, además de los requisitos de seguridad actualmente exigidos (que seguramente deberían ser revisados y actualizados), con vías de acceso amplias, en número suficiente, bien distribuidas y fáciles de acceder y abrir, que permitan la evacuación rápida y segura en caso necesario, y disponer de personal especializado y alerta por si hubiera que usarlas.

Compleja tarea la de revisar y poner a punto medidas de seguridad: hay que considerar todas las posibilidades, examinar todas las alternativas, así como todas sus causas y posibles consecuencias. Actualmente contamos con especialistas en todas las áreas de seguridad, contingencias e investigación operacional, por lo que uno se pregunta si no es también tarea de las autoridades estar actualizados en lo que respecta a la seguridad ciudadana, y no sólo en casos de evacuación.

En cambio, la alcaldesa de Madrid pone de manifiesto la incompetencia típica de los cargos públicos, y en particular la suya, cuando lo primero que ha dicho es que mientras ella ocupe el cargo –ojalá no fuera por mucho tiempo más– no volverá a ceder un espacio municipal para eventos semejantes. La alcaldesa que no sabe sumar peras con manzanas porque desconoce la existencia de conceptos más amplios (como el de fruta, por ejemplo, con el que esa imposible adición le permitiría poner en la misma cesta objetos para ella tan dispares), revela una vez más la cortedad de sus miras: si no se reúnen multitudes, no pueden producirse situaciones que involucren multitudes. Voilá! Mágica solución a los problemas... ¿Para qué enfrascarse en complejas investigaciones operacionales? ¿Un espectáculo es susceptible de presentar peligros? Suprimamos los espectáculos. ¿Hay mucha basura en Madrid? Pues no la recogeremos todos los días (en su extraña lógica, esto puede tener el efecto de que parezca que hay menos, puesto que se recoge menos). ¿La alcaldía de Madrid está cargada de deudas? Sigamos derrochando, así parece que nadamos en la abundancia. Mientras, ¿no hay dinero para pagar a los funcionarios? Reclutemos voluntarios para los servicios públicos (no importa lo que diga la ley sobre esto). ¿Nuestra capital es una de las ciudades más contaminadas del país? ¡Qué va! En palabras de la alcaldesa, Madrid es "la tercera ciudad con mejor calidad del aire"... (será dentro del grupo de las más contaminadas). En todo caso, según ella, esa contaminación no es nociva para la salud. ¿La ciudad está sucia? Es culpa de los mendigos (cuya existencia y proliferación no son un problema de la alcaldía). ¿Hay violencia de género? Es porque las mujeres no siguen el sumiso ejemplo de la Cenicienta. –Así mismo lo dijo, en 2003, siendo la primera dama. Y antes había afirmado que el único culpable del desastre ecológico del Prestige había sido... el barco.

¿Cuál será el siguiente en su habitual ola de disparates?... ¿Teme usted que puedan robarle a altas horas de la noche? No salga a altas horas de la noche. ¿El transporte es insuficiente en ciertas zonas de la ciudad? Que no vaya la gente por allí. ¿Hay accidentes de tráfico los fines de semana? Eliminemos los fines de semana. ¿Protesta la gente en las calles? Suprimamos las protestas (el gobierno está pensando hacerlo).

La respuesta de la alcaldesa –que, recordémoslo, nunca ha sido electa– ante el lamentable hecho de días pasados me recuerda la actitud represiva de la educación en la época de la dictadura: en una ocasión en que se produjo un tumulto en el salón de actos de mi escuela, se prohibió el uso del salón de actos. No era raro el castigo general cada vez que los "educadores" no lograban precisar al díscolo causante de alguna travesura (un grito en los pasillos, el murmullo de una conversación en voz baja durante una clase, algún papel anónimo con palabras "impropias"...) Eliminar el origen de lo que podía causar problemas era la solución preferida, y la otra el castigo general, recursos que no se excluyen mutuamente y el régimen aplicó en forma abundante. Los herederos ideológicos de esa educación nacionalcatólica que siguen siendo víctimas inconscientes de la represión mental que sufrieron en la infancia, simplemente intentan seguir el modelo asimilado y nunca cuestionado. No se han enterado de que los tiempos cambian (si no para ellos para la sociedad que ha sabido evolucionar) y de que la dictadura fue una época pasada... Aunque están haciendo todo lo posible por recuperarla velozmente. 

1 comentario:

  1. No es que no se hayan enterado de que los tiempos cambian, es que no quieren enterarse porque lo que les interesa es seguir en el pasado, así nos manipulan mejor o eso creen y estaremos bajo su bota. La solución a lo ocurrido en Madrid Arena, de momento y la más rápida, es que la Botella se vaya a casita a plancharle las camisas a su marido.

    Un besico.

    ResponderEliminar