miércoles, 5 de octubre de 2011

Predicción (sombría) del futuro político electoral de España a corto plazo (4 años)

Me atrevería a hacer una predicción: dado que la gente, en su gran mayoría, vota de manera visceral y no racional, en estas próximas elecciones, como todos esperamos (que no todos deseamos), ganará el PP. No, esa no es mi predicción, es la de casi todos. Esa es mi premisa.

La predicción es esta: esa victoria electoral en puertas le va a costar al PP perder las siguientes elecciones y seguramente varias más, si no hasta un consiguiente descalabro peor que el que está sufriendo ahora el PSOE. ¿Por qué? Porque no van a solucionar la crisis, como se han empeñado en hacer creer a un electorado decepcionado, crédulo y ansioso de una rápida solución a sus urgentes problemas económicos, porque no hay varita mágica y porque las medidas que más han perjudicado a todos se han tomado en su mayor parte con la anuencia y el apoyo del PP (aunque ahora, por aquello del voto visceral, se culpe de todo a Zapatero, que bien tiene su parte de responsabilidad). Y, por  tanto, la gente reaccionará arrepentida retirándoles el voto con la misma visceralidad con que ahora van a dárselo... seguramente aumentada, en ese entonces, por el resentimiento y la frustración de haber sido engañados.

Los políticos en su mayoría (en particular los del PP) no se dan cuenta de esto, porque ya conocemos su escasez de miras. A cuenta de alcanzar el poder y sus beneficios a toda costa, se están labrando ellos mismos su propio y merecido descalabro futuro. A costa, por desgracia, de una población crédula, víctima en su mayor parte del voto visceral de la mayoría de votantes, que es la que a fin de cuentas sufre las consecuencias de la megalomanía de los políticos, la descarada ambición de los banqueros y grupos financieros, y su propia falta de racionalidad a la hora de escoger y dar el voto.