jueves, 3 de febrero de 2011

Sigue la vergüenza

Algo se hace

Por denuncia de un grupo de sobrevivientes y familiares de víctimas españolas del régimen nazi, un juez de la Audiencia Nacional ha solicitado la extradición de cuatro criminales de guerra pertenecientes a las SS para ser juzgados en España. Estos sujetos deberán responder por sus crímenes contra la humanidad después de que el último de ellos fuera despojado de su nacionalidad norteamericana, en un proceso que ha durado varios años, por los tribunales de ese país, donde vivía desde 1952.

Los cuatro acusados de crímenes de guerra comparecerán ante las instituciones de justicia con 60 años de retraso. Pero todavía el Estado democrático español no ha denunciado la implicación de la dictadura franquista con el III Reich, ni se ha juzgado a ningún responsable del antiguo régimen fascista por los asesinatos en masa, los robos de niños y las atrocidades cometidas en su propio país.

La paradoja se repite: Los tribunales españoles siguen juzgando a perpetradores de genocidio y crímenes contra la humanidad pertenecientes a otros países –esta vez a instancias de una acusación particular, y dado que las víctimas fueron españolas– mientras los asesinados por el franquismo siguen abandonados en zanjas al borde del camino y en tumbas colectivas, y los hijos robados a las víctimas republicanas, que aún viven y fueron “reeducados” por familias adictas al régimen de terror, siguen en muchos casos sin saber quiénes son sus padres. La sombra del dictador todavía pesa sobre España.

http://www.publico.es/espana/356185/la-audiencia-nacional-pide-juzgar-a-un-oficial-de-las-ss
http://www.nodo50.org/csca/agenda09/misc/arti8.html
http://www.derechos.org/nizkor/espana/klm/


A pesar de todo…

Otra acusación particular, también en este caso de la familia de la víctima, ha logrado que siga adelante –hasta ahora– la investigación judicial sobre la muerte en 2003 del camarógrafo de la televisión española José Couso por los disparos de un tanque norteamericano contra el hotel donde se alojaba durante la guerra de Irak, a pesar de las dificultades y reveses procesales resultantes de las presiones encubiertas del gobierno norteamericano sobre el gobierno español, que lejos de haber despertado la indignación y la denuncia de las instituciones españolas parecen haber tenido efecto, según revelaron documentos dados a conocer recientemente por WikiLeaks.

A quienes ingenuamente creen en alegorías es preciso recordarles que la Justicia no es ciega, pero a menudo es sorda… y muchas veces manca, cuando no absolutamente inválida. No es infrecuente que el brazo largo de la ley alcance sólo hasta donde le permite el poder político y económico.

El juez que investiga la causa, y que acusa a los soldados norteamericanos autores de los disparos, de asesinato y delito contra la comunidad internacional, se ha trasladado a la capital de Irak para una inspección ocular del lugar del hecho. Veremos si en esta ocasión la Justicia española logra salir indemne de las manipulaciones de la nación más poderosa del mundo, que no reconoce tribunales internacionales, no colabora con la justicia si no beneficia a sus propios intereses, y mete el dedo impune y descaradamente en otros países para vergüenza de sus instituciones.

http://www.europapress.es/nacional/noticia-juez-pedraz-ya-bagdad-hacer-prueba-ocular-punto-disparo-tanque-20110127171646.html

Un recuento del caso se encuentra en Wikipedia:

http://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Couso_Permuy


¿Hasta cuándo?

Hay varias denuncias abiertas por grupos y asociaciones civiles contra el robo y el tráfico de niños en España que se inició como una práctica legal en la dictadura, arropada bajo la figura de la adopción y la acogida, pero que tenía por objeto la reinserción en el régimen totalitario de los hijos de republicanos y su reeducación dentro de los “valores” del nacionalcatolicismo más retrógrado e intolerante que implantó el gobierno golpista al finalizar la guerra.

Hubo una cantidad indeterminada de niños cuyo número probablemente nunca se conozca, pero que algunas denuncias sitúan en la escandalosa cifra de 300,000, hijos de republicanos asesinados por el régimen franquista, a los que se suman los que después fueron arrebatados a sus madres, la mayoría recién viudas, muchas a su vez asesinadas por haber sido combatientes ellas mismas o esposas de combatientes, o provenientes de familias comunistas, anarquistas o republicanas, o simplemente simpatizantes de ideologías “dudosas”. Esos niños secuestrados les fueron dados a familias adictas a la dictadura con la complicidad de médicos, enfermeras, monjas y sacerdotes, fueron despojados de su identidad, se les cambiaron los apellidos y se les dio nueva documentación, dentro de un plan sistemático de eliminación de toda traza de oposición política o ideológica al régimen fascista.

Esa abominable práctica, sustentada en espurias ideologías discriminativas inspiradas en la pseudociencia nazi y que nutrieron al fascismo franquista, se prolongó durante toda la dictadura y acabó por convertirse en un lucrativo negocio, ya que las “adopciones” no eran gratis, creándose una auténtica mafia que ha proseguido sus actividades hasta el presente, ya meramente –se presume– por motivos económicos.

Es de esperar que las denuncias presentadas logren erradicar el execrable delito heredado de la práctica franquista, pero aunque en algunos casos se puedan restituir de algún modo las raíces de quienes perdieron no sólo a sus padres y sus familiares sino incluso su nombre y su origen, no es de esperar que se logre una condena del antiguo régimen y menos que se penalice a los culpables de esa época que todavía estén vivos, dado el innoble apego de los tribunales españoles –salvo honrosas excepciones, que han sido condenadas por jueces superiores– a la vieja ley de amnistía de 1977, contraria a todas las leyes y convenios internacionales firmados por España y proclamados fuera del país. Nunca será posible reparar el daño moral ni psicológico de las familias destrozadas, pero quizás algún día un Estado español valiente y renovado condene definitivamente el daño realizado por el antiguo régimen fascista y por unos sujetos de mente retorcida que se creyeron con derecho de manipular la vida y la dignidad de las personas mediante una de las formas más repugnantes y despreciables de crimen de lesa humanidad.

http://www.adn.es/politica/20110127/NWS-0464-Franquismo-Ninos-robados.html
http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2011/01/110128_espana_ninos_robados_lr.shtml
http://www.cadenaser.com/sociedad/articulo/ninos-robados-durante-franquismo-piden-justicia/csrcsrpor/20110127csrcsrsoc_2/Tes
http://www.rtve.es/noticias/20081119/robo-ninos-del-franquismo-fue-peor-que-argentina-segun-garzon/196073.shtml

Para conocer más a fondo:

http://www.foroporlamemoria.info/documentos/lafogata_ninosperdidosfranquismo.htm
http://es.wikipedia.org/wiki/Ni%C3%B1os_robados_por_el_franquismo
http://www.elpais.com/articulo/opinion/ninos/perdidos/franquismo/elpepiopi/20081224elpepiopi_10/Tes
http://www.elmundo.es/cronica/2002/357/1029750367.html
http://www.terra.es/personal/fcyborg/ideologia/franquismo/ninosperdidos.htm

Quizás la información más completa esté en el excelente blog del profesor Miguel Ángel Rodríguez Arias, “En el país de los niños perdidos”:

http://segurquetomba.wordpress.com/