sábado, 7 de agosto de 2010

Más brevemente

Léase aquí: http://segurquetomba.wordpress.com/2010/08/06/ley-26-548-banco-nacional-de-datos-geneticos/
Una vergüenza para España la actitud ejemplar de otras democracias como la chilena y ahora la argentina, con la creación de su Banco Nacional de Datos Genéticos, mientras que en nuestro triste país el único juez que se ha atrevido a hacer algún tipo de reparación de las monstruosidades de lesa humanidad del franquismo ha sido silenciado, maniatado y hasta suspendido en sus funciones y sometido a juicio bajo la falsa acusación de prevaricación, al tiempo que su investigación ha sido paralizada; todo ello nada menos que por el Tribunal Supremo y a instancias de grupos políticos herederos del régimen perpetrador de esos crímenes que se mantienen impunes. Grupos políticos que, por antidemocráticos, no deberían existir en una democracia y, de hecho, están proscritos en otras democracias europeas. Mientras tanto, los convenios y tratados internacionales firmados por España son para lucirlos más allá de sus fronteras. ¿Puede haber mayor hipocresía jurídica y procesal? Algo que sólo se puede calificar como una vergüenza histórica, social y política.

15 comentarios:

  1. Me lié intentando comentar y se me borró el comentario. A ver si lo puedo reproducir. Te agradezco tus visitas al blog de Los Calvitos. Es la primera vez que paso por aquí y me encuentro con una entrada que me interesó mucho y con la que no puedo estar más de acuerdo. Soy italo-argentino. Hace ya más de 10 años que no vivo el día a día de la política de Argentina, porque en estos años he vivido en Italia y, desde hace casi 5 años, en España. Uno de los grandes aciertos de los Kirchner en Argentina (de los pocos aciertos, por cierto) es el no haber dado la espalda a las víctimas de la dictadura. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Parece que tenemos algunas cosas en común, PAT. Yo también he estado fuera de España por largo tiempo, en Venezuela, y tengo muchos amigos argentinos e italianos. Regresé en 2001. Gracias por tu visita. Si los contenidos que encuentres aquí te agradan la mitad de lo que a mí me agradan los tuyos, me doy por satisfecho.

    ResponderEliminar
  3. No tengas ninguna duda de que me va a agradar. Por ahora sólo leí un par de posts y ya me sirven para saber que voy a venir seguido por aquí.
    Veo que eres escritor y también que citas a una recopilación de textos de un compatriota mío.

    Te cuento que las viñetas de Los Calvitos se publican todos los días en el periódico El Plural, dirigido por Enric Sopena. Pero el contacto personal, como el que pude tener contigo, lo hago exclusivamente en el blog.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Todos los cobardes, tienen miedo a los muertos.
    Son los que hablan a gritos.
    nosequé

    ResponderEliminar
  5. El cerco al juez Garzón ha sido orquestado por la derechaca, acoso y linchamiento por atender a las demandas de los familiares de los desaparecidos en la guerra civil.

    Este acoso no hace más que poner al descubierto el miedo de los verdugos.

    Perseguir a quienes pretenden hacer justicia, me parece un duro golpe para la democracia.

    ResponderEliminar
  6. Lo que pasa, Roberto, es que la chulería no es compatible con la vergüenza. Abunda el español que desdeña lo que ignora, como decía Machado, y esa ignorancia del español, además, no es circunstancial, sino vocacional. Sin ir más lejos, acá en Madrid existe un Arco de la Victoria levantado por los ganadores de la Guerra Civil en honor de ellos mismos. ¿Se puede imaginar algo más ridículo y vergonzoso que un ejército que ha pasado un siglo perdiendo batallas y territorios se levante un monumento por machacar a su propia gente?
    Bueno, esto lo digo para contextualizar las vergüenzas, que la paleta es amplia. Sin embargo, ser crítico obliga a buscar responsables más allá de avergonzar gentilicios. Lo cierto es que los individuos y las sociedades son bastante complejos como para mezclar a cada paso lo ruin con lo heroico. Ser críticos nos expone a la continua desilusión de verle los pies de barro al ídolo. Hoy como siempre, el mayor problema de España es el extremismo, por ahora extremismo de las opiniones. Personajes que eran de izquierda militante se pasan a la derecha rabiosa, jóvenes cantautores devotos de Franco se convierten en iconos del partido comunista, curas arcaicos trasmutan en curas obreros. Y en estos cambios se cambia el enemigo, pero no el odio, sentimiento dominante; el venir del otro bando no ayuda al tránsfuga (bienintencionado) a ser comprensivo, no es una transformación hegeliana en la que se retenga algo positivo de la fase anterior: para el enemigo sólo cabe la negación absoluta.
    Creo que el caso Garzón, como casi cualquier otra disputa que tenga lugar en el medio español, se distorsiona por la terrible gravitación de estas dos fuerzas que se alimentan mutua y permanentemente. No creo que Garzón sea un héroe ni creo que sea un mero payaso. Sólo debería verse como un funcionario sujeto a escrutinio y capaz de errores. En este asunto habría que separar el aspecto estrictamente procesal del aspecto contextual, es decir, el de los móviles político-ideológicos (y psicológicos, insisto) que mueven las acciones contra el juez. El primer aspecto es el decisivo en este caso particular; el segundo, es el más trascendente y el que creo que, si no superamos la actitud puramente sectaria, nos va a llevar por mal camino.

    ResponderEliminar
  7. Cierto. En los extremismos (políticos, religiosos...) el componente visceral nubla, y a veces borra, la capacidad de análisis y hasta el sentido de humanidad.

    ResponderEliminar
  8. El partido de manos sucias aunque ellos crean que las tienen limpias pero están manchadas de sangre, son equiparables al de Batasuna y por lo tanto, deberían estar proscritos y borrados de la Democracia. Son una vergüenza para el país.
    Gracias por pasarte por mi blog.

    ResponderEliminar
  9. gracias por tus comentarios en mi blog, son un detallazo
    He "hojeado" el tuyo, veo que te posicionas politicamente y en tu derecho has creado el blog
    para trasmitir tus pensamientos politicos
    Los respeto, por supuesto aunque me posiciono más con remo3691
    personalmente soy de los que por mí enterraría no ya los muertos, si no esa maldita guerra que ninguno de los que vivimos tuvimos parte
    el odio engendra odio
    prefiero mirar al futuro, el pasado apesta en los dos bandos enfrentados
    Cada día es una nueva oportunidad para caminar juntos

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Javier. En general, estoy de acuerdo contigo, pero hay cosas como la injusticia y el abuso de poder que se me hacen imposibles de digerir. La motivación original de mi blog ha sido política, en efecto, pero pienso ir incorporando otras cosas, según vaya teniendo tiempo para ello. Estás invitado cuando quieras.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por tus cometarios en mi blog, deberías escribirr más en el tuyo para seguirte.

    por cierto has visto el último que me han dejado en mi entrada sobre la MÉZQUITA? sin desperdicio. besitos.

    ResponderEliminar
  12. Gracias, Nicolás, y bienvenido. Yo también incorporo el tuyo, y no por educada reciprocidad sino porque me gusta el tono meditado, prudente y serio de lo que escribes.

    ResponderEliminar
  13. Estoy de acuerdo con remo3691. En España hay un sector muy amplio que no tiene vergüenza, por lo que es imposible que sientan vergüenza por el suceso del juez Garzón.

    Y no estoy de acuerdo con Javier, no se puede mirar al futuro con un pasado que apesta. Al menos con mirada limpia, es imposible mirarlo.

    ResponderEliminar
  14. Garzón era lo que era, pero al menos luchaba por lo justo..

    ResponderEliminar