sábado, 7 de agosto de 2010

Más brevemente

Léase aquí: http://segurquetomba.wordpress.com/2010/08/06/ley-26-548-banco-nacional-de-datos-geneticos/
Una vergüenza para España la actitud ejemplar de otras democracias como la chilena y ahora la argentina, con la creación de su Banco Nacional de Datos Genéticos, mientras que en nuestro triste país el único juez que se ha atrevido a hacer algún tipo de reparación de las monstruosidades de lesa humanidad del franquismo ha sido silenciado, maniatado y hasta suspendido en sus funciones y sometido a juicio bajo la falsa acusación de prevaricación, al tiempo que su investigación ha sido paralizada; todo ello nada menos que por el Tribunal Supremo y a instancias de grupos políticos herederos del régimen perpetrador de esos crímenes que se mantienen impunes. Grupos políticos que, por antidemocráticos, no deberían existir en una democracia y, de hecho, están proscritos en otras democracias europeas. Mientras tanto, los convenios y tratados internacionales firmados por España son para lucirlos más allá de sus fronteras. ¿Puede haber mayor hipocresía jurídica y procesal? Algo que sólo se puede calificar como una vergüenza histórica, social y política.